VIAJE SIN LIMETES
PRESENTACIÓN
DEFENSA Y SALVACIÓN DEL HUMEDAL LAGO DE TOTA
NUESTRA ORGANIZACIÓN
DIA DEL LAGO DE TOTA
ORIGEN MITICO DEL LAGO DE TOTA
MYTHICAL ORIGIN OF TOTAŽS LAKE
LOS MITOS DEL HUMEDAL LAGO DE TOTA
MANIFIESTO POR EL LAGO DE TOTA
QUE SE HA HECHO POR EL LAGO DE TOTA
GALERIA DE FOTOGRAFIA
WELCOME TO BOYACÁ
FUNDACIÓN HISPANA DEL MUNICIPIO
FUNDACION DEL CACERIO
PARROQUIA
NUESTRA HISTORIA
NOMBRE DEL MUNICIPIO
LOS ÚLTIMOS ALCALDES
SIMBOLOS DEL MUNICIPIO
NUESTRA GEOGRAFIA
COMO ES SU TERRENO
CLIMAS
NUESTROS RECURSOS
LO QUE ES LA VIDA
EDUCACION, RECREACIÓN Y SALUD
ORGANIZACION SOCIAL
LETRAS, COSTUMBRES Y FOLCLOR
RELIGIOSIDAD
SOBRE EL CRISTO DE LA CUMBRE
EL MAGESTUOSO LAGO DE TOTA
MAPOTECA
TEMPLO
Foro
ESTADISTICA
FOTOS ANTIGUAS DEL LAGO DE TOTA
PATRIMONIO NATURAL, MATERIAL E INMATERIAL
 

LOS MITOS DEL HUMEDAL LAGO DE TOTA

GUAQUIRA Y EL PECADO DE SUS HIJOS,

EL ORIGEN DE LAS ISLAS Y LAS PENÍNSULAS.

La vieja madre Guaquira tenía cuatro hijos, dos hombres dos mujeres. Dos de ellos Toquecha y Tahacurui cometieron el grave pecado del incesto.

Corrió en la comunidad el rumor de los hermanos, pero no llegó a oídos de Guaquira tan rápido. Pasados algunos días, por fin llegó a oídos de Guaquira el creiente rumor. Pero Guaquira no logró comprobar la verdad de los rumores. Toquechá y Tahacurui hacían todo a escondidas para que nadie los sorprendiera. Sus pequeños hermanos sabían de los amores de aquellos amorios pero callaron sus bocas.

Como antes no había agua en la comarca y los hombres tenían que ir a buscarla a otros lugares, Guaquirá encontró la excusa perfecta para comprobar el delito y sorprender a los pillos. Para comprobar los rumores entregó a Toquecha y a Tahacurui una vasija de barro; les ordenó ir hasta el valle del Iraca, al pozo Conchucua -lugar manantial donde el Cacique hacía sus oraciones y sus baños sagrados- y traer agua en una vasija de barro. Toquecha y Tahacurui se dirigieron presurosos a Iraca. Guaquira en tanto quedose escondida por oriente, el camino de Sua

De regreso venían tomados de la mano y en románticos idilios de amor fugaz. ¡Toquecha y Tahacurui pensaban que la vieja madre Guaquirá no sabía de sus clandestinos amores!. Sin embargo, Guaquira los vigilaba y los sorprendió. Fue grande el dolor de Guaquirá como grande fue su cólera. Al comprobar la veracidad de los hechos que sus ojos contemplaron pensó en un gran castigo para todos sus hijos, pues no solo comprobó el pecado de los mayores sino el silencio cómplice de los hijos menores.

Consiguió una gran roca y con fuerza la arrojó contra Toquecha y Tahacurui. Pero la roca no acertó en pegarle a ninguno de los dos sino a la vasija de barro donde ellos traían el agua.

Rota la vasija toda el agua se salió e inundo el valle y se formó un lago. Toquecha y Tahacurui quedaron tomados de la mano y atrapados en el centro; se convirtieron en Islas. Por eso están unidas las dos islas. Sus hermanos pequeños también fueron sorprendidos por el castigo -porque ellos sabían del pecado y no lo habían dicho a la madre Guaquira- y quedaron atrapados en el extremo norte, lejos uno de la otra como señal a las futuras generaciones para que no fueran a cometer el mismo pecado de sus hermanos.

Por el pecado de sus hijos el dolor de Guaquirá fue muy grande. Pero era grande también su amor de madre. Al ver lo que le sucedió a sus hijos extendió sus brazos para salvarlos. No le fue imposible. No pudo salvar a ninguno. Sus brazos extendidos quedaron convertidos en las penínsulas como tratando de salvarlos.

Así fue como Sua Castigó el pecado de toda una familia.

Cuenta la leyenda que la roca con la que Guaquira castigo el pecado de Toquecha y Tahacurui, al golpear la vasija rebotó tan fuerte que se rompió en dos partes, Una quedó cerca de Tahacurui y Toquecha y la otra parte cayó en el extremo sur del lago en el lugar que hoy llamamos Playa blanca. Es la roca sagrada, la roca creadora. Cuenta también la leyenda que aquellas parejas que van a la playa o a las islas y las profanan o no las reverencian terminan separados antes de salir de la isla o de playa blanca; pero aquellas parejas que las reverencian y les hacen una promesa de amor son felices toda la vida.

Las islas son el testimonio de lo que los hombres no deben hacer. Las rocas son la señal de un posible castigo. Por eso los ancestros padres las cuidaron y reverenciaron. En ambos trozos de piedra se levantaron altares para reverenciar a las rocas sagradas creadoras -por accidente-, del lago, las islas y as penínsulas. Las rocas están para pedir a los dioses que nadie más cometa el pecado de Toquecha y Tahacurui.

 

(Nuevas leyendas del Lago de tota por Javier Antonio Acevedo).


MITOS Y LEYENDAS DE PARAMO

Duendes de paramo

“En los páramos existen unos espíritus que se llaman duendes -según dicen los abuelos-; que son unas criaturas extrañas, con apariencia de niños muy pequeños; les gusta montar en los caballos.  Cuando los caballos la crin larga, los duendes les hacen trenzas. Los duendes montan en el pescuezo de los caballos. Cuando los caballos sienten los espíritus montados sobre ellos salen corriendo desesperados. Por eso, dice la gente que cuando ven correr un caballo por los páramos es porque los duendes van galopando en esos caballos. Además, los duendes, seres extraños, cuando los niños son simpáticos, los engañan con comidas y se los llevan hasta la mitad de los cerros; luego de algún tiempo los dejan en el mismo lugar que los recogieron”.

 Lagunas bravas de paramo

“Dicen que algunas lagunas en los páramos guardan fuerzas misteriosas, que cuando la gente pasa cerca comienzan  escuchar ruidos extraños y repentinamente comienza a llover. Dicen que en el pozo llamado Pozo Azul, cuando los animales se acercan a beber de sus aguas, estos animales son tragados y arrastrados hasta la profundidad de este pozo”.

 

Fuente: Mitos y leyendas de paramo, recopilación popular.

Versión original: Campo Elías Acevedo Pérez

Adaptación y Edición: Carlos Hernán Acevedo Chaparro



BACAUTÓ EL GUARDIAN DE LA DIOSA


Al fiero guerrero llamado Bacauto le había sido encomendada la guardia permanente de la morada de la diosa. Dicen que su ejército era de millares de hombres que guardaban con su vida el lugar sagrado en la montaña.

Cuando asomaba por la montaña le precedía una espesa nube. Cualquiera que se atreviera a irrumpir el silencio sagrado de la diosa era inmediatamente espantado por los truenos y los relámpagos que salían de aquella nube. De ojos cautelosos vigilaba el contorno sin permitir que hombre alguno se acercara.

A los hombres y mujeres que venían de diferentes partes del imperio solo les era permitido llegar en las celebraciones religiosas para venerar a la diosa madre. Hombre de recio valor fue considerado hijo del cielo. Al morir, sus hombres le enterraron en el corazón de la misma montaña que habitó siempre. Dice la leyenda que sus soldados también fueron enterrados en la montaña y que de sus tumbas dieron en salir por cada soldado un coiza, por eso, la montaña está llena de coizas que resguardan con recio valor el lugar morada de la diosa. Todavía la espesa nube, con truenos y relámpagos sale para anunciar la presencia del guardián de la diosa.

(Silago Páramo):

Coiza: Frailejón, guaque.

Guáquira: Gua: montaña Quira: lugar sagrado: “Lugar sagrado en la montaña”

Nota: el cerro de Bacauto se encuentra en la montaña llamada Páramo de las alfombras en Aquitania


LA PIEDRA DEL CACIQUE TRISTE

El Cacique Siscunsí había amado a la princesa Toquilla desde siempre, pero en secreto. A los oídos de la princesa nunca llegaron palabras de amor porque Siscunsí era tímido. Toquilla enamorada de la montaña tenía en su corazón otro amor. Siscunsí en medio de su tragedia y su dolor pidió a Chiminigagua para que lo convirtiera en piedra y lo dejaran viendo hacia Toquilla, así cuando ella pasara él pudiera verla siempre, e imploró que ella jamás supiera que él la amaría hasta la eternidad. Así fue como Siscunsí quedó convertido en piedra.

(Silago Páramo)

Nota: "La Piedra del Casique Triste" esta en la vía que de Toquilla conduce hacia Salto de Candelas.



=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=